domingo, 7 de abril de 2013

Primera prueba de esfuerzo

Hace un par de semanas fui a realizarme las pruebas médicas del proyecto Summit (tesis doctoral de Emma Roca). Reconozco que he sido afortunado por poder participar en este proyecto y que se me hayan realizado este chequeo médico tan completo; pero creo que todos los aficionados a deportes de fondo y resistencia deberíamos realizarnos uno cada dos o tres años aunque nos cueste dinero.

Muchas veces nos gastamos burradas de dinero en material para practicar deporte, pero  se nos olvida comprobar si nuestro cuerpo está preparado para hacerlo con seguridad. El precio de estas pruebas resulta insignificativo si lo comparamos con lo que cuesta una bici o algunos relojes con GPS que tanto están de moda… Así que personalmente, yo lo tengo muy claro.

Por primera vez me hicieron una ecografía del corazón, y una prueba de esfuezo. Para la primera tan solo me tumbé en la camilla, relajarme, y dejar que el cardiólogo hiciese la eco. Para la segunda me tocó sudar y sufrir de lo lindo en la cinta, cada vez más pendiente y más rápido. Terminé exhausto, pero de eso se trataba jeje. Al acabar unas analíticas de sangre, orina, saliva y para casa!!!

Ahora que ya tengo los resultados, puedo comprobar que soy apto para la práctica deportiva y que no tengo ninguna enfermedad o problema cardiovascular que pueda causarme problemas a corto plazo.

Pero no hay que despistarse; cada 2-3 años conviene hacerse este tipo de pruebas, ya que algunos “problemas” con 28 años son insignificantes, pero con el paso de la edad y los años se pueden complicar las cosas.

Dicho y hecho esto, mañana empezaré a seguir el plan de entrenamiento para la Volta de la Cerdanya.

Som-hi!!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...