domingo, 13 de octubre de 2013

Volta al Montseny (3 picos) Agudes - turó del Home - Matagalls

Tres intentos nos llevó completar de una tirada la volta al Montseny y es que las cosas fáciles no siempre se consiguen a la primera. Tengo claro que la perseverancia no garantiza el éxito, pero te acerca a él.

Las líneas que vienen a continuación van a narrar lo que fue la aventura más dura que he vivido hasta este momento, quizás no encuentre adjetivos para describir todo lo que viví y sentí ese día, pero sin duda tengo claro que este día no caerá en el olvido.

Si me permitís añadiré uno de los tracks de audio que sonó en mi cabeza mientras le ganaba terreno a esta aventura, la entrada se lo merece, darle al play ;) (requiere spotify)


25 de septiembre de 2013, tres valientes se aventuraron a coronar los tres picos más emblemáticos del Montseny, Agudes, Turó del Home y Matagalls. Por delante 30km de caminata y 2.358m de desnivel positivo (acomulado de 4.716m) Una ruta realmente más dura de lo que nos imaginábamos, pero pudimos con ella.

Ante los dos últimos abandonos, esta vez vinimos mucho más preparados, 3 bocatas, 3 litros de agua, calzado de trail, ropa de abrigo, etc... Teníamos clara una cosa, este tercer intento era el bueno y pusimos todos los medios posibles para conseguirlo.



El principal cambio respecto los dos últimos intentos fue el cambio de track, apostamos por uno más largo pero menos técnico con el objetivo de ahorrar tiempo en la primera ascensión. Esta vez sí que seguiríamos en gran parte del recorrido el GR. 5-2



El camino inicia desde Sant Marçal, pasando por la Font Bona y descendiendo por el camí dels Terrers. Una larga bajada de unos 2 o 3km en la que iremos cruzando algunos pequeños riachuelos. Por esta zona nace el río Tordera.


Pronto encontramos el GR. 5-2. Al llegar al valle toca encarar la subida, desde aquí se puede ver toda la ascensión que tendremos que hacer ladeando hasta llegar a les Agudes, visibles al final del todo de la imagen:


Abandonamos la pista y tomamos el sendero y arriba!!!! Este sendero sí que es apto para todo el mundo a diferencia del otro track.


Poco a poco fuimos ganando altura y no faltaron chistes, bromas, paridas... Se respiraba muy buen rollo en el ambiente. Absolutamente endorfinados, lo estábamos pasando en grande.


El ascenso se hacía duro por momentos, para no quemarnos íbamos haciendo cortas paradas cuando el cuerpo lo pedía y continuando sin dar tiempo ni a enfriarnos. Poco a poco, paso a paso, metro a metro, nos acercábamos al primer pico.


Alcanzamos el cruce del anterior track y divisamos parte de la grimpada que quedaba atrás. En total recortamos 30 minutos de reloj y recorrimos el doble de km (8), pero el hecho de caminar por terreno asequible garantizaba seguridad y también hacía que conservásemos energía.

Al llegar aquí nos desviamos a la izquierda hasta coronar el primer pico, Les Agudes!!!!


Desde arriba podíamos ver las nubes, pero a diferencia de las dos últimas veces, parece que hoy no traían agua. En ese aspecto nos alegramos, pero fue una pena no poder disfrutar al 100% de las vistas. Aun así el mar de nubes era impresionante. Y por si alguien no lo sabe, las nubes no huelen a nada :P


Tras Les Agudes, a cargar pilas con el primer bocata y a por el Turó del Home. Al estar arriba, llegar a él era un mero trámite. Tan solo carenar por el camino del Puig Sacarbassa hasta coronarlo y hacernos con él.

Segundo pico de la jornada!!!!!!


Aquí coincidimos con unos valientes bikers que habían venido desde Sant Celoni dando pedales hasta aquí arriba. Tomamos nota de la hazaña para hacerla algún día, ese logro hay que conseguirlo!

Tras el segundo pico, iniciamos el largo descenso que puso a prueba nuestros cuádriceps y rodillas. Del mismo modo que la otra vez, tuvimos que desviarnos del camino e ir campo a través hasta encontrar el desvío. No logro entender cómo es que si tantos tracks pasan por ahí, no existe un camino marcado¿?¿?


Para seguir con las variaciones de recorrido respecto la última vez, dimos mucho más rodeo para llegar al valle incluso llegando a descender muchos más metros.

El valle parecía no llegar nunca y tuvimos que hacer un alto en la larga bajada para comernos el segundo bocata. 


La moral se iba menguando, las horas pasaban y los kilómetros parecían atragantarse. Nos mosqueaba el hecho de descender tantos y tantos metros, para luego tener que remontarlos hasta Matagalls.

Por suerte llegamos al valle, muchísimo más río abajo que la otra vez. En esta ocasión no nos bañamos debido a la gran cantidad de mosquitos y porquería que había en el embalse.



A partir de este momento hay dos opciones, cruzar el embalse por el puente de madera y caminar unos 500 metros por un desfiladero siguiendo el curso del agua, o seguir por la carretera.


Ante el desconocimiento, fuimos por el desfiladero. Poco a poco ganaba altura, y daba cierta inseguridad el hecho de no saber si íbamos por el camino correcto.


Bloqueo, vértigo, nervios, tensión... Pero con cautela se pasa sin problemas. La clave es no mirar abajo, pero cuando vas a la montaña a ver naturaleza, es inevitable no mirar.



Al final del camino enlaza con la misma carretera de antes, y inicia la primera parte del ascenso a Matagalls.

Primeramente cruzaremos una quesería (Can Gorgs), y a 200m de esta y coincidiendo con el KM20 de la caminata, encontramos una fuente en la que cargamos las pilas. la Única fuente del camino!


Ya con las pilas cargadas, seguimos el sendero hasta Sant Bernat, una especie de granja/hotel, que nos regaló una estampa que difícilmente encontramos en las grandes ciudades. Una gallina paseando libremente con sus pollitos!


Al pasar Caball Bernat, el sendero deja de estar señalizado y hay que estar atento por las fitas y marcas por las piedras amontonadas en el suelo. Aun así, cuando inicia el duro ascenso, iremos encontrando marcas cada pocos metros.

Con algo más de 22km en las piernas, iniciamos el duro ascenso a Matagalls. 1000 metros de desnivel por delante. Resultó jodidamente duro, pero tras varios descansos, mucha constancia y valor, logramos superar la parte más dura del ascenso.


Llegados aquí, coronar Matagalls sería un mero trámite. Abandonamos el sendero vertical y nos adentramos en unas grandes praderas.


Tras las praderas, seguimos el camino marcado que ladeaba hasta acercarse a la cima.


Llegados a este punto, desapareció el cansancio, dolor, fatiga y solamente había cabida para la euforia y alegría. Estábamos a punto de conseguir algo realmente grande!!!!!



Y lo conseguimos!!! Matagalls por fin fue nuestro!!!! 3 picos en una misma jornada!!!!!


Al coronar, podíamos ver frente a nosotros Les Agudes i el Turó del home con las nubes a sus pies. Una estampa preciosa!!


Tras deleitarnos con las magníficas vistas iniciamos el descenso hasta Sant Marçal. Por el camino, nos encontramos una esplanada muy típica de las batallas medievales. La misma imaginación que nos dio fuerzas para completar todo el recorrido, aquí parecía cobrar vida por momentos... Caballerizas, arqueros, lanceros.... todos corrían y gritaban LIBERTAAADDD!!!!


Pero la épica y fantasía no acabó en ese lugar... En poco tiempo nos vimos envueltos por una nube que dejó una espesa niebla a su paso. Y tras marchar la niebla, llegó la oscura noche y los sonidos de las criaturas que viven en ella. Quizás si la rodilla de Carlos se hubiese comportado ya estaríamos en el coche de regreso a casa, pero las cosas son cómo salen. Por suerte, Carlos y Jose llevaron luz frontal y gracias a ello pudimos terminar el descenso sin complicaciones.


Al llegar al coche nos dimos un fuerte abrazo y pusimos rumbo a casa con la satisfacción de haber hecho algo muy grande. La ruta fue muy dura, se puede decir que la más dura que hemos hecho hasta el momento, hasta tal punto que por ahora no quedaron ganas de repetir... Pero sí que nos quedó la cosilla de hacer más rutas similares, entrenar y prepararse para la 5cims del próximo año. Dicho queda...



Enlace a wikiloc (trak)

Enlace al primer intento fallido
Enlace al segundo intento fallido


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...