domingo, 13 de septiembre de 2015

Cursa de la Mercè 2015

Y aquí estamos, un año mas en la probablemente segunda carrera mas popular de Barcelona, primera de la temporada, y segunda del año en mi caso.


Desde hace 4 años se ha vuelto tradición correr la Mercè. Su ambiente popular, recorrido y fecha, son todo un incentivo. De manera que este año tampoco me la he perdido.

Algo menos de 18.000 participantes, pero con una organización de lujo que ha mejorado cualitativamente respecto años anteriores. Cabe destacar que no viví ninguna aglomeración ni tapón de corredores en ningún momento. Felicidades a todas las partes implicadas por su profesionalidad y entrega.

Llegó el momento de la salida y en mente sólo tenia un objetivo: Mantener el ritmo. Y así fué. Empecé a trotar con comodidad, dejándome llevar por el tramo de bajada de la remodelada Av. Paral·lel... Aparentemente funcional y organizada, pero entre carril bici y bus en ambos sentidos, la reducción de carriles genera importantes colapsos de tráfico al entrar en Pl. España. Diseños urbanísticos que apuestan cada vez más por el transporte público, pero generan debate.


Acabado el tramo de bajada, y callejeo hasta la Gran Via, me tocó luchar contra la pereza interior que intentaba reiteradamente bajarme el ritmo. Por suerte, encontré una pareja de corredores que llevaban un ritmo de 6'/Km y me aferré a ellos como pude.

Fué a partir de Plaza Tetuán cuando me empecé a sentir cómodo. El sedentarismo ha hecho que el "arranque" parezca misión imposible y por tu cabeza solo pase una señal de STOP de tamaño colosal. Contra eso hay que luchar, la pereza es el enemigo; una vez superado solo se puede disfrutar de la carrera.

Tras el paso por el Km5, sorbo de agua, empezar a restar km y luchar por mantener el ritmo. Por suerte, la anterior pareja seguía cerca, y continué tras su estela.

Plaza Urquinaona, pasar por la puerta del trabajo y le digo hasta mañana a la oficina, hoy no toca pensar en ti :) al poco llego a Plaza Catalunya, y la falta de rodaje se empieza a notar. Lejos de maldecir mi pésimo estado, empiezo a maquinar un calendario con un planning semanal. Estos malabarismos del circulo Amigos, Trabajo, Uni y Deporte, me tuvieron entretenido un par de kilómetros.

Por fin llegué a la Av Paral·lel, pero ahora cuesta arriba, en el primer tramo no se nota, pero poco a poco va picando. Miro el reloj y veo que voy aproximadamente en 6'/km. Me da un subidón de moral el poder comprovar que estoy dentro del objetivo inicial.

Giro en plaza España y encaro la recta final. Decido aflojar el ritmo para disfrutar al máximo de ese momento de entrada a meta. Visualizar esta escena en la retina justifica la hora que llevo corriendo para dejar atrás 10 KM. Este instante da fuerzas para entrenar y seguir buscando nuevos retos, metas y objetivos.

Seguimos!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...