domingo, 10 de enero de 2016

40 Etapa TCN / Pals - Sa Riera

Arranca el 2016 con un gran reto en el horizonte, no bastará con buena fe y voluntad para lograrlo, también hay que entrenar y a poder ser en todas las condiciones posibles. Se puede decir, que la travesía de hoy y concretamente la climatología poco favorable, ha colaborado con el cruce a nado del Estrecho de Gibraltar del próximo mes de Agosto.

Día soleado y primaveral, temperatura exterior de 20 grados, a pesar de ser ENERO!!!!! Fuerte viento en contra y mucha corriente de superficie también en contra. La cosa no pintaba estupenda y maravillosa, pero el hecho de ser corta (3,5km) compensaba.













Al ser un dia “caluroso” decidí entrar al agua tiempo antes de empezar a nadar con la finalidad de aclimatar manos y cara. En días así, la salida es más agradecida que la entrada. Primero sientes frío, después hormigueo y luego calor; en menos de 2 minutos ya estaba listo para nadar. Todo un acto de fe que nunca falla, pero hay que hacer para luchar contra las ganas de salir corriendo del agua (que os aseguro no son pocas).

Primeras brazadas y eclipsado por la limpieza y claridad del agua, fui a buscar ese ritmo cómodo que me permite nadar rato y rato sin parar. El agua estaba limpia, completamente transparente, se veia el fondo a la perfección. Dunas y dunas de arena. Daba la sensación de volar sobre un desierto gélido, inerte, sin vida... ya que durante toda la travesía no vi ningun pez. ¿Estarían en misa?



Viento en contra, corriente en contra, olas cortas que golpeaban la cara y la brazada. Costaba bastanante avanzar, pero... ¿¿¿Y QUÉ??? A caso en el estrecho nadaremos en un "plato"? La corriente nos empujará todo el rato hasta tocar África? Sinceramente, lo desconozco pero hay que estar preparado para nadar en cualquier condición (nadable y sin comprometer la seguridad). La travesía de hoy me estaba acercado un poco más al continente vecino. 

Brazadas y más brazadas que no fueron en solitario. He podido compartir brazadas con un montón de nadadores, nadando mano a mano con ellos. ha sido realmente bonito mirar a un lado y a otro y ver cómo un grupo de al menos 10 personas avanzábamos al unísono durante gran parte de la travesía, sin tener que hablar ni decirnos prácticamente nada.


Al ver la Roca Negra relativamente cerca, y empezar a sentir frío en las manos, decidí subir el ritmo para entrar un poco en calor. Resultaba realmente frustrante el hecho de dar fuertes brazadas y comprovar que se avanzaba realmente poco, cada vez había más viento en contra y no fue hasta bien entrado en la cala de Sa Riera cuando esta nos cubrió del fuerte viento y nos dejó avanzar hasta la orilla con comodidad.

Y así termina una travesía dura, donde a pesar de ser corta he tenido que tirar de brazos y coco, pero cómo suelo decir aveces, "en peores plazas hemos toreado".

En la llegada y cómo no podia ser de otra manera, el maestro Aguayo ya había encargado de prepararnos el premio. Tortilla de verduras, tortilla de chorizo y tortilla de calçots (esta última riquísima!! Tomo nota de la receta. Eres increíblemente ÚNICO!!!!)


Nos vemos en la próxima!!!!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...