lunes, 24 de junio de 2019

Aprendiendo a navegar

Justo ahora hace dos años (junio de 2017) crucé a nado el estrecho de Bonifacio, una gran gesta deportiva en la que al culminar decidí colgar el bañador temporalmente para dedicar el tiempo que ocupaba la natación en aguas abiertas a otras cosas, una de esas cosas era aprender a navegar a vela. Me apetecía dar el cambio de perspectiva y pasar de ser la persona que veía barcos en la mar, a ser el navegante de esos barcos. Se puede considerar que quería subir de nivel.

Algún lugar entre Cerdeña y Córcega el lunes 26 de Junio de 2017

La fase de aprendizaje es en la que más disfruto y esta no ha sido ni está siendo ninguna excepción. Empecé sacándome con Gemma (también nadadora de Bonifacio) la titulación PER Patrón de Embarcaciones de Recreo. Ahí te enseñan lo básico en cuanto a teoría y lo justo en práctica, curiosamente casi todo el mundo empieza por ahí aunque luego jamás ejerzan de patrón, desconozco si por titulitis o falta de talleres, cursos o alternativas de inicio aquí en España.

Con la titulación ya en mano empecé a buscar opciones para continuar aprendiendo y navegando, de las dos que planteé en aquel momento (apuntarme a un club de navegación de la propia escuela o buscar un barco que necesite tripulantes para salidas y regatas) opté por la segunda, descartando la primera por el descarado ánimo de lucro y exceso de tripulantes por barco.

Cómo tripulante de regata estuve una temporada entera y aprendí mucho sobre trimado de velas para cada tipo de rumbo, mar y viento. Lamentablemente no me gustaba el ambiente de aquel barco dónde predominaban los gritos, las malas formas y el estrés. Me dí cuenta que a parte de tener que aguantar las particularidades de aquel capitán, no estaba disfrutando del mar. En las regatas únicamente podía estar pendiente de la electrónica y las velas que tenía asignadas trimar, cuando me podía relajar era porque estábamos de vuelta en el puerto y estaba realmente agotado... Todo esto sumado a mi baja afición competitiva hizo que recogiese todo lo aprendido en la mochila, ampliase el circulo de amistades y saltase de cabeza al que debía de haber sido mi primer paso en el mundo de la náutica mucho antes que el PER y las regatas: la vela ligera.


Volando el Gennaker en un slow sailing con Amir, la mejor persona que conocí en el mundo regatero

Me hice socio del CMV y empecé con el curso medio-avanzado Laser, tres sesiones con el "pico" (iniciación) y ya salté directamente al "Laser standard" (clase olímpica), dónde me habilité y desde entonces puedo salir con los barcos del club cuando quiera. En esta etapa ha sido la que más conciencia he tomado de lo larga y divertida que puede llegar a ser la curva de aprendizaje, dónde los pequeños errores me mandan al agua con bastante facilidad y los grandes me fisuraron una costilla... Exceptuando esto último que no hizo más que motivarme a hacer las cosas mejor, me encanta el hecho de estar yo sólo con el viento y el barco a un palmo sobre el mar, con capacidad y autosuficiencia de poder desplazarme a dónde quiera de manera "slow", sin ninguna prisa.

De mientras, el círculo de amistades fue creciendo y me he embarcado en salidas ociosas de fin de semana en crucero (Sailing Weeekends), navegación a Baleares en la Astro Sóller, la Ruta de la Sal 2019 (aunque no llegamos a salir por el mal tiempo, un Gennaker casi nos hunde el barco una semana antes), Columbretes en catamarán, pero todas ellas siempre como tripulante o segundo y ninguna como patrón. 

Casi a punto de cerrar este ciclo de casi dos años, reconozco que me apetece dar el paso de tripulante a patrón. Cuando vi el taller de primera vez skipper que iba a hacer Allende los Mares de una semana Croacia no lo dudé ni un segundo en escribirle y asistir. Ese taller ha sido la mejor experiencia náutica vivida hasta la fecha, superando con creces todas las expectativas que tenia. He podido consolidar conocimientos y ampliar muchísimo en cuanto a seguridad y buenas prácticas. Por no hablar de la buena onda que transmite Paula y todo el buen rollo que hubo el barco en todo momento, de hecho a parte de conocimientos también me he traje un puñado de amigos con los que espero volver a coincidir más veces  caña o cerveza en mano ;)

Taller 1a vez Skipper Croacia 1-8 Junio. De izquierda a derecha y arriba abajo: PuanPedro, Eduardo, Edi, Luis, Xavi, Paco, Julio, Nacho, Paula, Paloma, Ovi, Ernesto, Laura y Martín.
Y hasta aquí estos dos primeros años que decidí aprender a navegar. Espero que dure muchísimos años más pues nunca me consideraré aprendido ni tengo intención de abandonar, incluso no descarto un cambio de vida a largo plazo. En todo caso, como bien decía el poeta griego de Alejandría Constantino Cavafis, lo más importante es disfrutar del camino, cualquier camino y no solo añorar el objetivo. (extensible a muchos procesos de nuestra vida).

Buena proa!!!


"Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, lleno de experiencias. 
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al colérico Poseidón, 
seres tales jamás hallarás en tu camino, 
si tu pensar es elevado, si selecta 
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. 
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al salvaje Poseidón encontrarás, 
si no los llevas dentro de tu alma, 
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo. 
Que muchas sean las mañanas de verano 
en que llegues -¡con qué placer y alegría!- 
a puertos nunca vistos antes. 
Detente en los emporios de Fenicia 
y hazte con hermosas mercancías, 
nácar y coral, ámbar y ébano 
y toda suerte de perfumes sensuales, 
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas. 
Ve a muchas ciudades egipcias 
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente. 
Llegar allí es tu destino. 
Mas no apresures nunca el viaje. 
Mejor que dure muchos años 
y atracar, viejo ya, en la isla, 
enriquecido de cuanto ganaste en el camino 
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, 
entenderás ya qué significan las Ítacas."

C. P. Cavafis 1863 - 1933


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...