domingo, 5 de febrero de 2012

Probando un juguete nuevo

Debido a que mucha gente me ha hablado muy bien de los beneficios que te aporta el ciclismo de carretera respecto al ciclismo de montaña (menor esfuerzo para recorrer mayor distancia, se alcanza mayor velocidad,  aumenta mucho más la fuerza y sobretodo la resistencia en las piernas, te acerca al mundo del triatlón, etc)  llevo tiempo queriendo probar una de estas bicicletas para saber si me gusta o no antes de comprar una. 

Hoy ha sido el día, he podido hacer una pequeña cata de una "flaca" (nombre que reciben las bicicletas de carretera debido a su ligereza y bajo peso). Gracias Xavi por confiarmela! :-)


La prueba ha sido corta porque  hacía un frío del carajo. En total una ida y vuelta al río Besós, menos de 15km. Aun así he podido sacar algunas conclusiones:
- La única similitud con una bicicleta de montaña es que tiene dos ruedas y va con pedales.
- La postura es distinta a la MTB, se me hacia raro y fatigaba las palmas de las manos a pesar de poder colocar las manos en varias posiciones. Falta de costumbre.
- Me resulta extraña la posición de manetas de freno y cambios. 
- El tacto de frenos es suave, nada que ver con los discos hidráulicos de MTB. Hay que reaprender a frenar.
- No he podido pedalear en redondo porque no tengo zapatillas con calas de carretera.
- El cambio tiene desarrollos muy largos, creo que para moverse por carreteras de montaña hacen falta grandes piernas.
- Es nerviosa de reacciones y muy ágil. A nada que aprietes un poco ya vas a 30km/h. Eso me ha gustado :-)
- Tu peor enemigo es el viento ¬¬ 
En general, las sensaciones han sido raras, básicamente por no estar acostumbrado y ser algo nuevo. Pero no descarto salir a probarla más veces...

- Uff, probarlo mas veces... Me estoy planteando repetir??? -Sí... -Joder! creo... que ya estoy enganchado!

Salud y KMs!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...