sábado, 2 de agosto de 2014

13a Triatló Popular de Malgrat de Mar

Por fin llegó el último domingo de Julio y con el La Triatló Popular de Malgrat de Mar, una prueba que no me la pierdo desde que descubrí el triatlón hace ya 4 años, y que mientras pueda seguiré participando.  Genial organización, distancias asequibles y buen ambiente, forman una combinación ideal para que cualquier aficionado o principiante disfrute del triatlón.

El inicio de día se presentaba soleado e ideal para disfrutar, con un mar completamente llano, sin corrientes y libre de medusas. Condiciones óptimas para hacer una travesía de por lo menos 5.000m pero hoy tocaba ser multidisciplina.


Al llegar al box me encontré con algunas caras conocidas, da gusto comprobar que no soy el único “enfermo” que está deseando que llegue el último domingo de Julio para pasa la mañana con algo tan lúdico cómo es un triatlón.


Tras el tradicional brífing sobre el fair-play los 420 participantes nos situamos en la línea de salida dónde un petardo dio la salida



Al agua patooooooossss!!!!!Ante la cantidad de palos que me llevé el año pasado, esta vez decidí situarme a la derecha del todo, di mucha mas vuelta pero no me llevé ni di ninguna colleja. En los primeros metros todo el grupo nadaba al sprint, pero poco a poco se iban desfondando y empecé a ganar posiciones.


Al llegar a la primera boya, ya se había estirado tanto que pude acercarme al centro y nadar cómodamente. Apreté los dientes y empecé a nadar con brazadas largas y fuertes en paralelo a otros nadadores que poco apoco iba dejando atrás. Me podría haber adaptado a sus ritmos, pero quería darlo todo en el agua y así fue.

Enseguida llegué a la segunda boya y dimos el giro hacia la playa. Desde allí se veía el arco rojo dónde fijé mi punto de mira. En este tramo se notaba el empuje y ayuda de las olas a nadar más rápido. Continué apretando los dientes y nadando fuerte hasta legar a la orilla haciendo un Top40!!!! Al salir, me ardían los brazos y el pecho, significado de haberlo dado todo en estos 500m.


Fui trotando hasta un box lleno de bicicletas dónde empecé una transición lenta… camiseta (no tengo mono), calcetines (me gusta ir cómodo), zapatillas, casco, gafas…y a dar pedales!


Aquí empezaba mi particular calvario, poco entreno de bici implica llegar flojo y como consecuencia no tener fuerza en las piernas. El circuito es completamente llano en la primera parte del recorrido y se ha de rodar a plato, pero me costaba moverlo con cadencia alta. Dejando las sensaciones aparte, veía como me adelantaban grupos de bicis a los que no podría seguir la rueda. Me tocó tomármelo con calma.

El tramo de subida no se hizo esperar y se me hizo muchísimo más duro de lo que recordaba, apenas había empezado y ya iba con la reductora puesta. En ninguna participación anterior tuve que poner el pie al suelo, pero esta vez lo puse dos… La primera porque si no paro reviento y la segunda porque se formó un tapón que provocó un efecto dominó y más de 6 bikers rodaron por el suelo.

Llegó la rampa final en la que  me propuse subir montado y así fue! Llegué arriba del todo con los gemelos a la altura de las orejas, muy tocado pero con la doble  satisfacción de lo peor ya había pasado y pude subirlo montado.

Empecé una rápida y sinuosa bajada en la que recuperé fuerzas. Se me hizo especialmente corta, tanto que cuando me quise dar cuenta ya estaba subiendo piñones para encarar la última subida. A sabiendas de que era corta, pasé de dosificar, llegando fundido hasta arriba y empezando la bajada con la lengua fuera, estando tan fatigado que la bici me dominaba a mi.

Acabado el tramo de tierra, otra vez a poner el plato grande que tánto me costaba mover y a encarar el camino de vuelta al box.


Al llegar estaba todo lleno de bicis (se nota que la btt no es mi fuerte) y cambié las zapatillas por bambas de correr.


Empecé a trotar buscando un ritmo cómodo pero que costó encontrar. Entre el calor, el sol y la fatiga; creo que me hubiese costado muchísimo menos haber ido nadando por la playa que corriendo por el paseo marítimo. Me centré en pensar en el vaso de agua que me iba a beber a mitad de recorrido, ese era mi trofeo!!! Y lo conseguí!! Dos vasos de agua que se evaporaron en mi boca.

Punto de giro y empecé la vuelta abandonando el paseo marítimo y corriendo entre los huertos. El agua me repone y decido subir un poco el ritmo. Ahora sólo hay que ir restando y pensar en el platazo de paella que me esperaba al medio día :P

A lo lejos se veía la llegada que poco a poco se iba agrandando. Miré el reloj de reojo y verifiqué que este año venia más flojo que el anterior. Aun así, estaba contento de estar aquí, saboreando estos últimos metros y demostrando que no hace falta ser un ultra-atleta para ser Finisher y disfrutar del triatlón.


Recta final esprintando con la compañía de mi primo Arán, que está deseando cumplir la edad mínima para poder participar. El tema promete :)

Al final crucé la meta con un tiempo de 1h27’27” y posición 251 8 minutos más lento que el año pasado o lo que es lo mismo, este año he disfrutado 8 minutos más.

Para terminar, agradecimientos y felicitaciones a GEM Malgrat por organizar por treceavo año consecutivo un evento para todos los niveles, la familia de malgrat y a mi fotógrafa particular ;)

Por último la foto del trofeo de Finisher!!!!! Jajaja


 El próximo año REPETIMOS!!!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...